21.7.14

Mini bundt cakes de vainilla, mascarpone y nueces

Esta receta surgió sin quererlo un día en mi cocina. Tenía unos cuquísimos moldes para mini bundt cakes sin estrenar desde hacía meses y media tarrina de queso Mascarpone en el frigorífico que se me iba a estropear. Total, que me lié la manta a la cabeza y terminé en la cocina probando suerte sin saber cómo iban a quedar estos pequeños bizcochos. El resultado me gustó mucho y por eso hoy lo quiero compartir con vosotros.



¡Poneos el delantal!

Como no tenía ni idea de que proporciones seguir para estos mini bundts, tomé como referencia la receta de mini bundts de fresa y queso que nos enseñó Mi dulce tentación.

Ingredientes
- 115 gramos de azúcar.
- 125 gramos de queso Mascarpone.
- 150 gramos de harina de trigo.
- 8 gramos de levadura química (medio sobre Royal).
- 50 ml de leche entera.
- 50 ml de nata para montar.
- 2 huevos.
- 1 cc de extracto de vainilla.
- Una pizca de sal.
- 10 nueces (más o menos al gusto).

Preparación
En un bol vamos a echar los huevos y el azúcar. Batimos bien con las varillas eléctricas hasta que tengamos una mezcla "espumosa" y con más volumen.
A continuación en un vaso medidor echamos la nata, leche y extracto de vainilla. Vamos a incorporar esto poco a poco a la mezcla anterior con movimientos envolventes para conservar el aire que dimos a los huevos al batirlos.
A continuación vamos a partir 10 nueces aproximadamente, siempre a gusto de cada uno y las machacamos un poco en un mortero. También podéis comprarlas ya picadas o hacerlo en la trituradora pero yo prefiero hacerlo así para encontrarme trocitos en el bizcocho.
Después vamos a tamizar la harina y la levadura y lo incorporamos a la mezcla poco a poco, junto a una pizca de sal.
Mezclamos todo hasta que esté perfectamente integrado.

Vamos a rellenar los moldes con nuestra masa. Los míos son de silicona, de la marca Belbake, que se vende en Lidl y me parecen una monada. Les rellenamos hasta casi la mitad y los metemos al horno durante 25 minutos a 180º (precalentado con calor arriba y abajo).
Cuando pinchemos con el palillo y salga limpio, podemos sacar los moldes del horno y los dejamos enfriar 10 minutos antes de desmoldar. Por último dejamos que enfrien del todo sobre una rejilla y ya les tenemos listos para comer.


Están muy tiernos y ricos. Estoy segura de que probaré otras recetas porque me parecen perfectos para presentarlos en una merienda con ese tamaño tan coqueto.






Si os animáis a probar podéis compartir vuestra receta conmigo :) ¡Hasta la próxima!

Resumen para descargar

En mi casa volaron, están muy tiernos y tienen un sabor muy rico. Si os animáis a probar, podéis compartir el resultado conmigo. ¡Hasta la próxima!


8 comentarios:

  1. sí que se les nota súper tiernos en las imágenes abiertos. qué ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy esponjosos, están riquísimos :)

      Eliminar
  2. No había visto esta receta nujnca, debe estar deliciosa. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso será porque la improvisé un poco jajaj. Un beso!

      Eliminar
  3. Que bocaditos tan deliciosos, se ven de lo más apetecibles, con lo rico que que queda del mascarpone, me encantan!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raúl, estaban muy buenos pero no duraron mucho :)

      Eliminar

Estaré encantada de leer tus sugerencias, deja un comentario aquí abajo :)